Experiencia con la oposición

Hola!!

Hacía tiempo qué no hablaba de la oposición….

Cuándo empece en ésta “carrera de fondo”, no tenía ni idea de lo qué podría suponer, de la dificultad…

Ahora, trás un tiempo…puedo explicar mejor mi experiencia.

Es difícil asimilar qué tienes qué llevar una constancia, mucha gente no entiende qué tenemos qué decir qué “no” a planes qué nos apetecen, nuestro círculo social se reduce…

Cuándo llegamos al día del examen, y después vemos qué el resultado no es el esperado…pues pasamos por unos días malos, nos dan ganas de tirar la toalla,…y así estamos cómo en una especie de “noria” (entre subidas y bajadas nos encontramos).

Hoy por hoy, he apostado tan fuerte por éste sueño, qué es mi prioridad…porqué sé qué tarde o temprano lo conseguiré.

 

Anuncios

El viaje del automóvil

Hace poco leí en el periódico, la curiosa noticia del nacimiento de un niño en el interior de un automóvil, cuándo su madre iba camino de la clínica.

Se me ocurrió pensar qué tal niño, empezaba un viaje, pero no cómo otros, qué tienen una meta fija; era el viaje de la vida con un final desconocido y una meta ignorada. Es posible, casi diría qué normal qué aquél niño llegará al uso de razón, se hiciera hombre, fuera muy sabio, pero nunca, alcanzaría a conocer dónde se encontraba la meta, ni la hora de llegaba.

Había iniciado un viaje muy importante y lo más probable, aunque tampoco seguro es qué el último trayecto, lo haría también en el automóvil, pero no en aquél pequeño en el qué se asomó la vida, sino en uno mayor, rodeado de flores, con mucha gente por detrás, familiares, amigos qué irían a despedirle.

No se porqué pero pensando en la noticia del periódico, me acordé del día en qué iba con mi padre a Madrid para ver un partido del Athletic. Habíamos salido con el tiempo justo y bajando el puerto de Somosierra tuvimos un pinchazo. Recuerdo la cara de mal humor de mi padre, tuvo qué bajarse, sacar el gato, desmontar la rueda, poner la de repuesto; operaciones en las qué perdimos un buen rato.

¡Qué contrariedad y cuánto mal humor por algo qué no merecía la pena!

En ese otro viaje de la vida, ¿nos acordamos de reparar con la mayor rapidez todos los pinchazos que a veces tenemos?.

En más de una ocasión, también se producen “adelantamientos” mal hechos, cuándo dejamos por detrás al amigo o abusamos de su poca velocidad, pero claro no tenemos miedo.

Es un viaje qué siempre lo hacemos con prisa, sin levantar el pie del acelerador y olvidándonos de qué existe otro pedal, el de frenar, qué también debemos usar.

La circulación no tiene ni comparación con la qué había por las calles de Madrid. Pasa mucha gente a nuestro lado, en nuestra misma dirección y también en la contraria, pero, qué pocos respetan los “semáforos” y pocos se paran a ayudar en la reparación del “pinchazo”.

Lo único qué nos iguala en ese último trayecto final, en la qué ya hemos reducido la velocidad, porqué el motor se encuentra cansado y sobre sus espaldas pesan muchos kilómetros.

Cuándo fuimos a Madrid, pasamos allí el domingo y el lunes volvimos a Bilbao, y dentro de una gran caravana de coches. Nuestra meta, era entonces llegar a nuestra ciudad.

El viaje de la vida tiene también su meta, pero no la última, por detrás se encuentra la otra, la qué ahora no podemos comprender cómo es, pero dónde están algunos qué nos han de recibir con mayor alegría qué en ninguna parte, para iniciar un nuevo viaje qué ya no tiene final, ni lo vamos a hacer con las incomodidades y peligros del viaje en automóvil.

Para ello, hemos de procurar no “pinchar”, pero si tenemos esa mala suerte, debemos poner enseguida el parche; en los semáforos respetar las señales, y no hacer nunca malos adelantamientos.

De ésta forma alcanzaremos la verdadera meta, en la qué podremos comentar con alegría las incidencias del “viaje de la vida”.

Entre el primer coche, en el qué aquél niño del periódico lanzó al aire sus primeros berridos y ese último de color oscuro, más lento y triste, se cambia muchas veces de modelo.

Tratemos de escoger no el que sea más confortable ni más rápido o llamativo, sino el más seguro, el qué tenga menos averías. En él viajaremos con mayor tranquilidad y en cualquier momento podremos alcanzar la meta, dejando ese coche, cómo modelo para los qué en ese momento se encuentran en la carretera y quieran también alcanzar nuestra meta.

Esa meta, la esperaremos juntos, celebraremos el éxito qué hemos merecido por nuestra buena conducción, es un viaje de duración tan incierta qué para algunos sólo dura unos minutos y para otros, es un viaje algo más largo.

Una tarde de verano…

Una tarde de verano  traslade mi imaginación a Maldivas, y vi que allí me encontraba con ese agua azul turquesa y esas villas que te hacen adorar las maravillas que nos ofrece la vida…

Pensaba como sería adentrarse en el mundo de la fauna marina de ese paraíso haciendo buceo o snorkel.

Aunque también, me llamaba la atención la desconexión que puedes sentir viendo un atardecer tumbada en una hamaca mientras saboreas una bebida típica local.

Pero, tras ese viaje volví a la realidad,…sabiendo que estoy opositando y que mi objetivo es tener una plaza!!…

…Y ya, cuando consiga la estabilidad laboral en la función pública….

Será el momento en el que ya no se quedará en un sueño y en vacaciones podré hacer viajes a lugares paradisíacos…

 

Querida yo…

Querida yo, del pasado:

Estás apunto de encontrar al amor de tu vida.

Querida yo, de un día muy concreto:

Esta noche vas a conocer un ángel, no te preocupes si aún no ves sus alas, te prometo que sabe volar y te cogerá en plena caída.

Querida yo, después de él:

Vas dejar el corazón a un lado,
a bailar sin mirar por dónde pisas, a volar sin mirar por dónde caes.

Querida yo, de ahora:

Vas a sentirte perdida y eso no es malo
ni se te ocurra pensar lo contrario.

Querida yo, de mañana:

Espero que hayas aprendido que lo bonito de las caídas es el paisaje.
Espero que sigas buscando al amor de tu vida con la misma ingenuidad con la que pensaste haberlo encontrado una vez.

Espero que nadie te haya vuelto a quitar la sonrisa

que como dice mamá..

primero tú..

luego los demás.

Cada un@ a su ritmo…

Algun@s se graduan a los 23 y consiguen trabajo a los 25. Algun@s se graduan a los 25 y ya tienen trabajo.

Algun@s tienen que esperar años para ser padres.

Hay parejas que están juntas y no están enamoradas y otras que están enamoradas y no están juntas.

A veces pensamos que nos hemos quedado atrás respecto a personas de nuestra misma edad, pero no es así. Cada un@ está viviendo su momento, así que no te preocupes y vive a tu ritmo.

Eres exitos@…

Eres exitos@? La gente honesta no triunfa. Escuche estas palabras el otro día, y empecé a pensar que es el éxito. Ser reconocido? Tener mucho dinero? Poder influir en los demás? Y me di cuenta que es hacer aquello que te hace feliz. Ese éxito debería medirse por las veces que ríes al cabo del dia, por los momentos que haces cosas que te llenan de satisfaccion, por el tiempo que pasas con personas que te aman de verdad…Y si, la gente honesta triunfa.